LA INTERSECCIÓN ENTRE LA FE Y EL CRECIMIENTO

CAMINAMOS POR FÉ NO POR VISTA
SU PALABRA ES LA CLAVE AL CRECIMIENTO
ESCRIBIMOS UN NUEVO PRESENTE Y FUTURO
VOLAMOS A NUESTRO PROPÓSITO

Contenidos
Recientes

¿POR QUÉ KOLMENHA?

Conocer a Dios es mucho más que ir a la iglesia, su conocimiento y misterios nos son revelados a través de la persona de Jesús. Al aceptarlo fuimos apartados, separados, elegidos para formar parte de su pueblo y recibir su herencia.

En este espacio tomamos ese derecho reservado para nosotros como HIJOS y nos adentramos a conocer los misterios y secretos para lograr una vida plena, próspera y llena de propósito y los compartimos en una atmósfera de comunidad.

QUE NO ES

Somos parte del cuerpo, no somos una iglesia o pertenecemos a una denominación como tal, pero sumamos o somos un apoyo para quienes siguen una sana doctrina y buscan sumar más a sus vidas. 

Reconocemos que el cuerpo de la iglesia es mucho más complejo de lo que podemos ver y sabemos que el fundamento es JESÚS.

La misión

Dar a conocer todo lo que Dios tiene para nosotros sobre cómo vivir una vida con un crecimiento integral. 

La salvación y la eternidad son el punto de partida para una vida llena de progreso.

Somos la intersección entre la FE y el Crecimiento . 

4 Niveles de Crecimiento

1. espiritual

2. PErsonal

3 . Físico

4 . Profesional

Este espacio y concepto es desarrollado por Saúl Palazuelos , es miembro activo en su iglesia apasionado por impulsar a personas y sus ideas a partir de principios bíblicos. Ha impartido múltiples conferencias en universidades, exposiciones y participado giras internacionales. Además que ha compartido diversas predicas en iglesias y grupos referente al tema de crecimiento y negocios a partir de principios bíblicos. 

Es autor del libro FEMPRENDE «Como emprender exitosamente con principios bíblicos»  puedes descargarlo en www.institutobiblicoempresarial.com

Es consultor estratega y conferencista en el área de desarrollo de negocios .

A eso se refieren las Escrituras cuando dicen: «Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente ha imaginado lo que Dios tiene preparado para quienes lo aman»

“1 Corintios 2:9”